Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

Pinocho", de Guillermo del Toro, sobre la muerte, la vida y Mussolini

 Guillermo del toro recuerda haber visto la versión animada de Pinocho de Walt Disney con su madre cuando era niño. La historia le atraía por las aterradoras situaciones en las que se veía envuelta la marioneta de madera, que cobra vida pero anhela ser un niño de verdad.



Secuestran a Pinocho. Le obligan a actuar en un espectáculo ambulante. Y debe rescatar a su "padre", el escultor de madera Geppetto, del vientre de una malvada ballena llamada Monstro.

"Fue la primera vez que vi que alguien entendía lo aterradora que era para mí la infancia", dijo del Toro el mes pasado en una proyección de su versión de Pinocho en San Francisco, en el acto de homenaje a la obra del director organizado por la organización sin ánimo de lucro SFFilm. "Dije: 'Así es como se siente uno cuando es niño'".

Décadas después, el oscarizado director de películas imaginativas como El laberinto del fauno y La forma del agua decidió lanzar una nueva versión del cuento. Tardó entre 10 y 15 años en conseguir financiación porque todos los grandes estudios lo rechazaron. Se ríe cuando explica por qué.

"Llegaba y decía que iba sobre la muerte y la vida y el ascenso de Mussolini. Y me validaban el aparcamiento y me mandaban a paseo".

Hasta que Netflix decidió dar luz verde a la visión de Pinocho de Del Toro, que se emite en el servicio de streaming a partir del viernes. Del Toro dio las gracias a Netflix y a otros servicios por dar luz verde a series de televisión y películas que los estudios más tradicionales pasan por alto.

En cuanto a Pinocho, esta versión se inspira en la historia original de 1883 del escritor italiano Carlo Collodi, con el escenario trasladado a la década de 1930 en el contexto del ascenso del fascismo italiano.

Conocemos a Geppetto (al que pone voz David Bradley) mientras llora la muerte accidental de su querido hijo Carlo. Una noche, en un arrebato de dolor y rabia cargado de vino, Geppetto tala un gran pino -que resulta ser el nuevo hogar adoptado de un grillo trotamundos con aspiraciones literarias- y lo convierte en la marioneta de un niño.

Un espíritu de otro mundo (Tilda Swinton) se apiada del pobre anciano y, después de que Geppetto se haya acostado, le concede la vida por arte de magia. Encarga al descontento insecto Sebastian J. Cricket (con la encantadora voz de Ewan McGregor) que sea su guía y su conciencia.

 

A pesar de sus momentos de humor y encanto, no se trata en absoluto de una película de animación para niños. Cuando Pinocho es presentado a la gente del pueblo en la misa dominical, del Toro presenta una escena tan extraña como lo sería que una marioneta de madera cobrara vida, a diferencia de la versión de Disney en la que Pinocho entra en la ciudad bailando el vals.

"Quería que aterrizara en la iglesia, como una completa anomalía", afirma del Toro.

También aparece un Benito Mussolini bajito, rechoncho y amenazador, que llega a la pantalla en una limusina superestrecha inspirada en Tex Avery. El dictador fascista ordena a sus secuaces "disparar a la marioneta", lo que envía a Pinocho al más allá para encontrarse con la Muerte.

De hecho, Pinocho realiza varias visitas al más allá, lo que se convierte en un chiste recurrente, aunque hay que reconocer que la primera vez resulta un poco macabro.

En esta versión de la historia, la llegada de Pinocho dista mucho de ser el feliz deseo concedido a Geppetto. La energía y el entusiasmo de Pinocho abruman al desconcertado escultor de madera, y la marioneta es más un lastre que un regalo. Incluso cuando se adapta al hecho de que su marioneta tiene vida propia, Geppetto expresa frustración y decepción en lugar de amor y aceptación.

Al fin y al cabo, Pinocho no es Carlo.

La película nos lleva muy lejos: del pueblo de montaña de la pareja a una feria ambulante, a un campo de entrenamiento fascista y, por supuesto, al vientre de un monstruo marino gigante. Pero el verdadero viaje de la película es emocional, ya que Pinocho y Geppetto aprenden a aceptarse y a quererse. Hay que reconocer el mérito del joven actor Gregory Mann, que pone voz a Carlo y Pinocho y también canta las canciones originales que aparecen en la película. (Del Toro ayudó a escribir algunas de las letras).  



La innovación, sin embargo, no está en la historia, sino en cómo la presenta Del Toro. La animación stop-motion es un proceso muy laborioso. El rodaje de la película duró 1.000 días. Hay que mover y colocar las marionetas, fotograma a fotograma. Y hay 24 fotogramas por segundo en esta película de casi 2 horas. Del Toro dijo que más de 60 equipos trabajaron simultáneamente en la producción.

Lo más importante, sin embargo, es que del Toro dijo que su objetivo era tratar a los animadores como actores (están acreditados como tales) y mostrar que la animación no es sólo un género para niños, sino una forma de arte.

"El stop motion es el contacto casi religioso entre el animador y la marioneta", afirma. "Ningún otro medio de animación tiene esa intimidad, esa invocación, que me recuerda a la forma de teatro [de marionetas japonés] llamada bunraku, en la que la marioneta es una extensión de los miembros y las emociones del intérprete".

Dijo a los animadores que quería sentir lo que ellos sentían y ver esa emoción traducida en los personajes de la pantalla.Pinocho silueteado en una enorme puerta Netflix.

"No quiero que la marioneta se mueva, quiero que se anime. Animar es darle un ánima, un alma", dijo del Toro. "Así que mi mayor esperanza es que veáis un estilo de actuación completamente distinto al que hayáis visto nunca en stop motion. Pero es mi esperanza aún mayor que, en algún momento, sólo os emocione un grupo de actores en la pantalla". 

 Al menos para mí, del Toro cumplió su deseo, incluso cuando Pinocho se convierte en un "niño de verdad" pero (¡spoiler!) conserva su cuerpo de madera en lugar de convertirse en carne y hueso. Al final de la historia, me olvidé de que los personajes en pantalla -a los que da vida un reparto de talento que incluye a Ron Perlman, John Turturro, Christoph Waltz y Cate Blanchett (como la mona Spazzatura)- eran marionetas animadas.

 

Aparte de eso, la versión de Pinocho del director mexicano conquistará a los cinéfilos que anhelan menos historias sacarinas y que confían en que los espectadores jóvenes puedan soportar las cosas más terroríficas. Del Toro, que encandiló a una sala abarrotada al recibir el premio SFFilm a la innovación cinematográfica, afirmó que Pinocho es un trabajo de amor.

"Lo que he aprendido, por las malas, es que cada película es tu última película. Y si te dan la oportunidad de hacer una película, no hay ninguna razón por la que no debas decir que voy a hacerla tan bonita como pueda, tan perfecta como pueda", dijo entre aplausos. "Si tengo que morir [con] esta película, moriré. No es como si fuera útil en otro ámbito. Lo das todo cada vez porque nunca sabes si vas a volver a rodar. Nunca lo sabes".
 

Publicar un comentario

0 Comentarios